Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

LA CENSURA DURANTE EL RÉGIMEN FRANQUISTA

El vacío institucional que dejó la Guerra Civil española fue llenado conforme al esquema ideológico del bando vencedor, el nacional, al frente del cual se encontraría la figura del que sería el Caudillo: Francisco Franco Bahamonde. El régimen franquista no elaboró una Constitución, sino que a medida que lo requerían las circunstancias se fueron dictando normas de diverso alcance jurídico.
Fue un régimen de anulación de las libertades. El carácter antiliberal y totalitario del régimen fue acentuado por la Ley de Prensa de 1938, mediante la cual todos los órganos de prensa eran políticamente controlados por el Estado a través de la censura previa y el nombramiento de sus cargos directivos. A su vez, la Ley de Responsabilidades Políticas, de 1939, y la Ley de Seguridad del Estado, de 1941, imponían nuevas represiones a las libertades de los ciudadanos.
Con respecto a la libertad religiosa, esta no se reconoció en ningún momento, ni siquiera en el Fuero de los Españoles, en 1945, en el que …

LUCES DE BOHEMIA

GUÍA DE LECTURA: LUCES DE BOHEMIA
                                                   1.EL AUTOR Ramón María del Valle-Inclán nació en Villanueva de Arosa (Pontevedra) en 1866 y murió en Santiago de Compostela en 1936. Fue una de las personalidades más interesantes de la generación del 98. Comenzó la carrera de Derecho, pero antes de finalizar sus estudios marchó a México. De regreso, en Madrid lleva una vida bohemia; tras una disputa con un periodista hubo de amputársele el brazo izquierdo. Su fama va creciendo, tanto por su arte como por multitud de anécdotas de su vida excéntrica. En 1907 se casa con la actriz Josefina Blanco, de la que se separa en 1933. Su dedicación a la literatura es absoluta. Fue nombrado presidente del Ateneo de Madrid y director de la Academia de Bellas Artes de Roma. En palabras de Ramón Gómez de la Serna, Valle-Inclán fue “la mejor máscara a pie que cruzaba la calle de Alcalá”. Su figura era inconfundible: manco, con melenas y barbas largas, con capa, chamber…