Ir al contenido principal

SHAKESPEARE Y SU ÉPOCA



SHAKESPEARE Y SU ÉPOCA
El autor
William Shakespeare (Stratford-on-Avon 1564-1616) no es solo el más importante dramaturgo inglés del siglo XVII, sino una de las cumbres de la literatura universal. Hijo de un guantero (o comerciante de cueros y lanas) que llegó a ser alcalde, su familia había caído en desgracia, acusada de comercio ilegal de lana. En 1582, cuando tenía 18 años de edad, Shakespeare contrajo matrimonio con Ana Hathaway, de la que tuvo una hija y dos gemelos, pero no fue un matrimonio bien avenido, y él la abandonó.
En 1587, Shakespeare marchó a Londres, donde entró en contacto con el ambiente teatral, al principio guardando los caballos de los espectadores nobles, luego como actor y posteriormente como autor anónimo. En 1589 escribió su primera obra dramática, Pericles, y dos años después, El rey Enrique VI. A partir de entonces, no cesa de escribir obras En 1594 Shakespeare dio un gran salto en su carrera y en sus pretensiones económicas, pues pasa a ser coempresario y autor de la compañía protegida por el lord Chambelán, compañía que contaría entonces con el mejor actor de la época, el mejor teatro (el Globo) y con el mejor dramaturgo: Shakespeare. Por ello, sus representaciones estaban siempre abarrotadas de público. A pesar de ello, la censura le causaría algunos problemas, y dificultaría algunos de sus estrenos. Pero Shakespeare no dejaría por ello de criticar algunos aspectos de la sociedad de su tiempo. En 1613 decidió retirarse a su casa de Stratfor-on-Avon; su situación económica había empeorado, y vivió ya retirado por completo de su actividad literaria.
Su contexto
William Shakespeare pertenece al período renacentista. El Renacimiento se gesta tempranamente en Italia y se extiende al resto de los países en el siglo XVI. El Renacimiento es una concepción de la vida y de la realidad que se manifiesta en las artes, las letras, las ciencias, la política y las costumbres: alcanza a todas las actividades humanas. El Renacimiento y sus avances van a suponer una exaltación de todo lo humano, una visión optimista de la capacidad del hombre para controlar y comprender mediante la razón todo aquello que le rodea y un ansia desmedida de goce de la vida que podríamos llamar el vitalismo.
La base ideológica del Renacimiento es el Humanismo, surgido en Italia durante el siglo XIV, y caracterizado por el estudio de las lenguas y las literaturas clásicas, la imitación de los modelos grecolatinos y el interés por las lenguas vulgares.
Shakespeare será un escritor del teatro isabelino, que toma su nombre del reinado de Isabel I, hija de Enrique VIII y Ana Bolena. Se trata de una etapa histórica en la que Inglaterra va a experimentar una profunda transformación económica, política, social e ideológica, cuyo detonante fue el conflicto religioso surgido del choque entre catolicismo y reforma protestante iniciada tras el divorcio entre Enrique VIII y Catalina de Aragón. El teatro isabelino se caracterizará por su carácter comercial; es por ello por lo que Shakespeare conoció el rápido surgimiento de teatros construidos ex profeso en las afueras, cerca del Támesis: The Theater, Courtain, The Swan y el famoso The Globe, donde él actuó e hizo representar sus obras. Se trataba de construcciones circulares, octogonales o poligonales, más altas que anchas, en cuyo patio se alzaba un tablado de aproximadamente un metro y medio de altura, que estaba rodeado por un graderío de tres plantas, con lo que se conseguía visibilidad y una acústica relativamente aceptable, dada la cercanía del público con respecto a los actores. Los decorados eran meramente simbólicos o no existían. El público que contenían las gradas era numeroso (en el Globe llegó a ser de tres mil espectadores).
Las compañías fueron estables en cada teatro y gozaron de la protección de reyes y personajes de la nobleza. Sin embargo, no podían incluir mujeres y, como en la ópera china, los papeles femeninos eran representados por muchachos.
Aunque oscurecidos por la figura de Shakespeare, el teatro isabelino cuenta con otros autores de mérito, como Thomas Kyd, Christopher Marlowe o Ben Jonson, el principal competidor de Shakespeare.

Comentarios

  1. Hola!! Excelente nota. Shakespeare me resulta ingenioso, influyente, perspicaz, vigorosamente célebre…

    Lo considero un generador de ideas, perpetrador de tradiciones, forjador de modas. Así es, por lo menos, como todos lo inmortalizan. Posiblemente sea el autor más citado en cine, música y literatura.

    Justamente lo homenajee en una nota en mi blog, donde también menciono algunos detalles de su obra y datos curiosos.

    Te invito a leer mi nota y decirme qué opinas!

    http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/08/influencias-literarias-iii-everybody.html


    También, si querés podés seguirme en:

    https://www.facebook.com/sivoriluciano


    Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general. Saludos!!

    Luciano

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEMAS DE ROMEO Y JULIETA

SUBGÉNEROS PERIODÍSTICOS

CARACTERÍSTICAS DE LOS PRINCIPALES
SUBGÉNEROS PERIODÍSTICOSLos principales subgéneros periodísticos son nueve: tres de tipo informativo, cuatro de carácter más subjetivo o de opinión y dos subgéneros mixtos. Los primeros están formados por la noticia, el reportaje y la entrevista; los que se denominan de opinión están formados por el artículo de opinión, la columna, el editorial y las cartas al director; por último, entre los géneros mixtos destacamos la crónica y la crítica cultural.
1) GÉNEROS INFORMATIVOS
LA NOTICIALa noticia es el género más característico del lenguaje periodístico y consiste en un breve relato en el que se informa sobre un hecho ocurrido recientemente. Constituye el elemento primordial de la información periodística y el género básico del periodismo Sus dos rasgos particulares son la brevedad y la objetividad, y su propósito no debería ser otro que el de informar de un suceso sin añadir ningún tipo de análisis o de comentario.
Los rasgos formales que caracterizan a l…