viernes, 30 de diciembre de 2011

GUÍA DE LECTURA: BODAS DE SANGRE




EL AUTOR
Federico García Lorca (1898-1936), poeta y dramaturgo, es uno de los autores más conocidos del siglo XX. Difundidas sus obras por todo el mundo, es conocido -y reconocido- casi universalmente.
Nació en Fuente Vaqueros (Granada), donde entró en contacto con el folclore andaluz, que más tarde sería la base de parte de su obra. Estudió Derecho y Filosofía y Letras, a la vez que se dedicaba al dibujo y a la música. En la Residencia de Estudiantes de Madrid conoció al grupo de escritores incluidos en la nómina de la Generación del 27, a los que le uniría una gran amistad. En 1929 viajó a Nueva York, ciudad que le permitió conocer la sociedad americana, que ejercería un fuerte influjo en su obra posterior; a raíz de este viaje, Lorca cambia su técnica y adopta las fórmulas poéticas del surrealismo. A la vuelta de Nueva York, Lorca parece dejar de lado la poesía para centrarse en el teatro; su interés por el género dramático le llevó a fundar en 1932 la compañía universitaria de teatro La Barraca, con la que viajó por distintas regiones españolas con el objeto de acercar el teatro clásico a la gente de los pueblos. En 1936, al mes de estallar la guerra civil, García Lorca fue asesinado en Granada. Su muerte supuso la desaparición de uno de los poetas más destacados de la Generación del 27 y dejó truncada su obra en un momento de plenitud creativa.
Se ha hablado mucho del fondo de insatisfacción personal que se oculta bajo la personalidad alegre y fascinante de Lorca. En su misma obra encontramos, junto a la poesía de tono alegre y vital, un Lorca más dramático, que trata el tema de la imposibilidad de realización personal y toma como protagonistas a seres marginados, portadores de un destino trágico: gitanos, homosexuales, los negros de Nueva York

SU OBRA DRAMÁTICA
Lorca se interesó por el teatro desde muy joven. Este interés se fue acrecentando con el tiempo, por considerar que permitía un comunicación más profunda con el público. Su primera obra teatral, El maleficio de la mariposa, data de 1920. Pero la mayor parte de sus obras teatrales pertenece a los años treinta, época que además coincide con las fechas en que viajó por España con la compañía teatral La Barraca.
En el teatro lorquiano la situación dramática surge con frecuencia del enfrentamiento entre autoridad y libertad: la autoridad puede estar encarnada en el orden, en la sociedad, en los padres; la libertad, en el deseo, el instinto, la imaginación. En cualquier caso, ese choque provoca frustración y conflicto.
La producción dramática de Lorca es muy variada: desde el teatro de títeres y farsas, como la Tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita, el Retablillo de don Cristóbal o el Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, hasta dramas históricos, como Mariana Pineda, pasando por otras obras de difícil categorización como Así que pasen cinco años o El público. Y, por supuesto, las tragedias, que ocupan un lugar destacado en su producción: Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba.

BODAS DE SANGRE
Esta obra, compuesta en 1932 y representada por primera vez en 1933, constituía la primera obra de una trilogía trágica sobre la tierra, que resultó inconclusa. Lorca se inspiró para su creación en unos hechos ocurridos pocos años antes en Níjar (Almería) y que pudo leer en la prensa. En esta noticia se relata la huida de una novia con su amante además de la venganza del hermano del novio que asesinó al amante.

Argumento
Se trata de una obra ambientada en un espacio rural andaluz con un desarrollo relativamente simple. Leonardo y la novia fueron novios en el pasado, aunque su relación se deshizo, ya que él se casó con la prima de la novia. Transcurrido el tiempo, ella se va a casar con un joven. Las historias empiezan a relacionarse, pues la familia de Leonardo fue la responsable de la muerte del padre y del hermano del novio. Pese a estar concertada la boda, Leonardo sigue visitando furtivamente a su antigua novia, ya que ninguno de los dos puede vencer la atracción amorosa que los une. Tras la ceremonia, y en medio de la celebración, Leonardo y la novia recién casada huyen y se ocultan en un bosque bajo la oscuridad de la noche. En su persecución van el novio y sus familiares. Finalmente, Leonardo y el novio se enfrentan y mueren. Como consecuencia, dejan a la novia, a la madre del novio y a la esposa de Leonardo en la mayor tristeza y soledad.
                                                                                    Estructura
En cuanto a la estructura del texto, sobresale intensamente el claro acercamiento de Lorca a los moldes de la poesía. De esta manera, prosa y verso se irán sucediendo a lo largo de la obra. Este factor, que no merma -al contrario- la calidad teatral de la misma, incrementa el poder comunicativo de la tragedia. De ahí que este tipo de teatro haya sido denominado poético. Esta característica une a Lorca, por otra parte, con los elementos míticos propios de la tragedia clásica.
La tragedia está dividida en siete cuadros agrupados en tres actos, que se presentan del siguiente modo: tres (acto I), dos (acto II) y dos (acto III) respectivamente.

Personajes
    • La madre del novio: Es el personaje mejor retratado. Se caracteriza por su fuerza emocional y por su apego a la tierra y a los suyos. Ello contrasta con el carácter protector hacia su hijo. Concibe el amor en su faceta reproductora, es decir, asociada a la fecundidad de la tierra. Infunde en su hijo la idea de la honra, detonante final de las muertes. Mantiene constante la llama del rencor y el odio hacia los Félix y, en concreto, hacia Leonardo.
    • Novio: Es una de las víctimas de la tragedia. Sabedor del destino funesto de su familia, mantiene la esperanza de un futuro feliz, a pesar de elementos premonitorios que se van sucediendo. Procede de una familia con un nivel social más elevado que los demás. Al final se siente obligado a limpiar la honra personal y familiar. En todo momento adopta una posición dependiente de la madre.
    • Novia: Al principio es presentada de forma indirecta, pues es el espectador o lector quien debe interpretar la lucha interior que está viviendo. Su deseo amoroso hacia Leonardo la obliga a seguirlo, a sabiendas de que chocará con las normas sociales. Acepta su destino con firmeza, como evidencia la última escena de la obra. Pese a su pasión incontrolada, defiende su pureza ante la madre del novio.
    • Leonardo: Se caracteriza por su carácter pasional. No termina de superar el fracasado noviazgo con la novia. No es capaz de dominar sus impulsos amorosos.
Los demás personajes poseen un carácter secundario. Pese a ello, destaca sobremanera tanto la selección de personajes corales (leñadores, muchachas) como la personificación de algunos como la Luna y la mendiga (la muerte).