martes, 4 de mayo de 2010

FICHA DE LECTURA: COMO AGUA PARA CHOCOLATE


LA AUTORA

Laura Esquivel nació en Ciudad de México en 1959. Maestra y especialista en teatro infantil, antes de escribir su primera novela Como agua para chocolate, ya había tenido la oportunidad de componer numerosos guiones cinematográficos. Como agua para chocolate (1989), tuvo un éxito de público tan extraordinario que el director de cine Alfonso Arau rodó una película con el guión de la propia autora que supuso la consagración de esta obra. Como agua para chocolate entusiasmó por la atmósfera indecible que creó la autora para narrar la historia de un amor imposible e imperecedero en medio de ollas y sartenes, es decir, en el ámbito tradicionalmente femenino por excelencia: la cocina y sus hechizos. La novela fue traducida a más de treinta idiomas y en 1994 su autora recibió el Premio ABBY (American Bookseller Book of the Year), galardón que por vez primera fue concedido a un escritor extranjero. Laura Esquivel ha continuado escribiendo otras obras, como La ley del amor (1995), su libro de cuentos Íntimas suculencias (1998), recopilación de relatos acompañada de recetas de cocina, Estrellita Marinera (1999), El libro de las emociones (2000) y Tan veloz como el deseo (2001).

ARGUMENTO DE LA OBRA

Como agua para chocolate narra la historia de un amor imposible: Tita, la hija menor de Mamá Elena, está destinada a permanecer soltera para cuidar de su madre hasta que ésta fallezca. Huérfana a los dos días de vida, Tita es criada por Nacha, la cocinera de la casa, lo que la convierte en una extraordinaria conocedora de la comida. Tita demuestra desde su niñez grandes dotes creativas, inteligencia, así como un carácter dulce y a la vez firme, lo que le permite destacar en todo lo que hace; sin embargo, su madre reprime todas sus iniciativas y, entre ellas, la de casarse con Pedro, a quien ama apasionadamente. El propio Pedro le ha declarado su amor, pero Mamá Elena sólo le ofrece el matrimonio con Rosaura, la hermana mayor de Tita. Este acepta sólo por estar más cerca de Tita.

La historia es contada por la hija de Esperanza y Álex, a través de la explicación de las recetas de cocina de un libro que Tita comenzó a escribir para crear una nueva historia, que le fueron heredadas por su madre al encontrar el Rancho quemado como consecuencia del fuego ocasionado por los cuerpos de Tita y Pedro. La historia de este amor espinoso está contada en doce capítulos escritos en clave gastronómica, en los que la autora crea un apasionante lenguaje amoroso basado en los platos que elabora la protagonista de la obra.

I. ENERO: TORTAS DE NAVIDAD

La narradora, a partir de la receta que da inicio al capítulo, nos da cuenta del nacimiento de Tita, de la muerte de su padre y de los primeros años de su vida.

El tiempo pasa rápidamente. Tita ya es adolescente. Conocemos la declaración de amor entre Pedro y Tita, y la imposibilidad de que su unión pueda llegar a ser real. Tita siente tanto frío que en una noche termina una colcha; sin embargo, no le sirve de nada. En adelante, reconoce que las lágrimas serán sus acompañantes.

II. FEBRERO: PASTEL CHABELA

La hermana de Tita prepara su boda con Pedro. Tita está encargada de la cocina. Pedro le confiesa su amor. Desde entonces, la boda deja de tener importancia para Tita.

Tita se entrega de tal modo a sus guisos que crea efectos mágicos con sus recetas. Muere Nacha, la cocinera que era como una madre para Tita.

III. MARZO: CODORNICES EN PÉTALOS DE ROSA

Tita se dispone a realizar una nueva receta. Como en el capítulo anterior, esta tendrá efectos de “contaminación” sobre los que la prueben. Los más afectados serán Pedro y Gertrudis. Esta última decide huir de casa.

IV. ABRIL: MOLE DE GUAJOLOTE CON ALMENDRA Y AJONJOLÍ

La nueva receta está destinada a celebrar el bautizo del sobrino de Tita, el hijo de Pedro y Rosaura. Tita siente un inmenso cariño por el niño. Gracias a las miradas de Pedro, Tita confirma que sigue enamorado de ella. Se narra cómo Tita asiste a Rosaura en el parto del niño, Roberto. Su nacimiento provoca en ella el renacer del amor. En Tita surge con una fuerza incontenible el amor maternal, como si el niño fuese suyo.

El bautizo termina mal. Impulsada por Mamá Elena, se produce la marcha de Pedro, Rosaura y el niño a San Antonio, Texas.

V. MAYO: CHORIZO NORTEÑO

Tita, desde la marcha de Pedro, Rosaura y el niño, pierde el interés por la vida. Mamá Elena defiende su casa del asalto de los revolucionarios, quienes, guiados por el amante de Gertrudis, han llegado hasta allí. El capitán desconoce que se trata de la casa materna de ésta.

Roberto, el sobrino, muere por no tolerar otra comida que no fuese la de Tita; ésta enloquece y es recogida por el doctor Brown.

VI. JUNIO: MASA PARA HACER FÓSFOROS

Tita enmudece y es llevada a Eagle Pass, Texas, a la casa del doctor Brown. Allí ordena su mente y renace la esperanza.

VII. JULIO: CALDO DE COLITA DE RES

Tita recupera la cordura tras probar el caldo de Chencha, de su antigua casa. Tita decide no volver nunca; sin embargo, conoce que su madre ha sido atacada y ha resultado parapléjica. La relación entre ambas es cada vez más fría.

Tita decide casarse con John Brown. Mamá Elena, convencida de que Tita la está envenenando, toma fuertes vomitivos que la llevan a la muerte. Tita descubre entonces la historia de amor frustrado de su madre y llora por ella. Rosaura vuelve embarazada.

VIII. AGOSTO: CHAMPANDONGO

Nace la sobrina de Tita, Esperanza. Tita teme que Rosaura reserve también para ella el deber de cuidarla toda su vida y se enoja vivamente. En un ambiente tenso, se fijan los detalles de la boda de Tita. Posteriormente, Pedro la busca y mantiene relaciones con Tita.

IX. SEPTIEMBRE: CHOCOLATE Y ROSCA DE REYES

Tita cree estar embarazada de Pedro. Rosaura enferma, engorda, padece de flatos y mal aliento, y Pedro se distancia de ella. Tita siente remordimientos, que se agudizan con las apariciones del fantasma de su madre.

Vuelve Gertrudis como generala del ejército y casada con su primer amante. Se descubre que su verdadero padre no era el marido de Mamá Elena.

X. OCTUBRE: TORREJAS DE NATA

Gertrudis permanece en la casa con su tropa. Tita se sincera con ella y le confiesa sus problemas, aunque Tita no está finalmente embarazada.

Pedro sufre el ataque del fantasma de Mamá Elena y resulta quemado. Rosaura conoce el amor entre Pedro y Tita.

XI. NOVIEMBRE: FRIJOLES GORDOS CON CHILE A LA TEZCUCANA

Tita cuida de Pedro, pero se enoja por los celos y el egoísmo de éste. Rosaura y Tita mantienen una conversación en que aclaran sus desavenencias. Tita confiesa a John sus dudas sobre la boda.

XII. DICIEMBRE: CHILES EN NOGADA

Conocemos la muerte de Rosaura. Pedro se vuelve loco de celos por el futuro matrimonio de Tita y John. La obra acaba, sin embargo, de modo sorprendente.

EL CONTEXTO DE LA OBRA

La obra relata las historias vividas por una familia durante un turbulento período de la historia mexicana, la Revolución Mexicana, comprendido entre la caída de la dictadura de Porfirio Díaz en 1910 y el ascenso al poder de la burguesía, tras superar los intentos de revolución social protagonizados por los campesinos, dirigidos por Emiliano Zapata, asesinado en 1919.

Los hechos se ubican geográficamente en un pueblo llamado Piedras Negras, en el límite de México con Estados Unidos (el pueblo de Eagle Pass, en Texas). La gran mayoría de los hechos toma lugar en el Rancho de los De La Garza, aunque algunas acciones se ubican en el centro del pueblo y en San Antonio

TÉCNICAS NARRATIVAS

Formalmente, la obra destaca por la presencia de características propias del realismo mágico hispanoamericano (aparición de la fantasía junto a la realidad) y por la capacidad plástica de la autora. El narrador domina y supera toda la acción, como si de un director de cine se tratara.

Con impecable delicadeza, la autora explota al máximo su conocimiento sobre el lenguaje. En un mismo párrafo podemos encontrar sociolectos muy propios del pueblo o de la zona de residencia de los personajes, así como sociolectos mexicanos, junto al lenguaje cotidiano español. La mejor representante es Chencha quien, dado su bajo nivel de educación y cultura o refinamiento, habla de corrido y con palabras sólo por ella entendibles. La autora logra capturar estas frases, escribiéndolas tal y como se oirían, de modo que el lector puede decodificarlas perfectamente.